Datos personales

Mi foto
Aquí iré ponindo mi diario virtual. / Here i put my virtual Diary ;)

miércoles, 3 de febrero de 2010

El primer acto judeofobo de 2010 en España,


El primer acto judeofobo de 2010 en España, tuvo lugar la tarde del lunes 1 de febrero en Madrid, por parte de una señora ya madura en el Paseo de la Castellana, en pleno centro de la Capital Española.

Reubén es un joven veinteañero judío Jasídico, de esos que la prensa rápidamente cataloga como ultra-ortodoxo y todos se echan las manos a la cabeza pensando en radicalismo religioso, pese a que la jasidut tiende a la práctica de la piedad y la bondad en lo referente al servicio de D”s. O lo que es lo mismo; una vida de rezos y plegarias ajenas a política y temas mundanos. Siempre viste de modo jaredí; un saco y pantalones negros, con sombrero y tirabuzones en los costados de la cabeza como manda la Halája (ley judía). Al menos cuando no recibe amenazas por parte de árabes de su barrio.

Esa tarde de febrero Reubén iba caminando por la calle en dirección a la Tefilá de Minjá-Arbit (oraciones de la tarde) a la sinagoga cuando una señora le increpó; -¡vaya, un judío! Que inusual. Y al instante una retahíla de insultos y despropósitos; “Vosotros (se entiende que se refiere a todos los judíos) sois los culpables de la Guerra de Irak”, “estáis haciendo un holocausto con los palestinos”, “iros de Europa” “usureros”, “ladrones”, y demás falacias propias de una española del Siglo XV. Todo esto señalándole con desprecio con un dedo y acusándole de J-U-D-I-O como si se tratase de una maldición.

Pero el acaloramiento de esta rashá (perversa) no acabó solo en difamaciones contra el joven judío sino también hay que sumarle una agresión física; un fuerte sopapo.

Todo esto ocurre en la España del Siglo XXI donde “hoy día no hay actos antisemitas. Antisemitismo era la dictadura de Franco” según palabras del actual presidente español, el socialista José Luis Rodríguez Zapatero al diario israelí Maariv en octubre de 2009 en una visita oficial al Estado Hebreo. Cabe añadir que la agresora se autodefinió como socialista en plena discusión, puesto que en un primer momento Reubén le calificó como ‘fascista’ al pensar que se trataba de un ataque de la extrema derecha y, para defenderse de tal deshonra la señora apuntó; “no, yo soy del PSOE”.

A todo esto con un público que en lugar de intervenir y zanjar la disputa se limitó a grabarlo con el móvil. Toda una muestra de cultura y acto cívico. Toda una muestra de Alianza de Civilizaciones.

No es de extrañar que una señora como esta culpe a todos los judíos de todos los males del mundo. Es casi seguro que incluso también tuvieron culpa en el terremoto de Haití. ¡Que duda cabe! Al fin y al cabo son J-U-D-I-O-S.

La prensa en este país es la encargada de generar ese odio medieval contra todo lo judío y no solo contra Israel. No nos engañemos. La prueba está en la agresión contra Reubén, un chico religioso, madrileño, apartado de la política y cuya única arma es un libro de oraciones.

Las noticias, por llamarlas de algún modo puesto que menos informar hacen de todo, desvirtúan la realidad hasta tal punto que ya no es Jerusalem sino Tel-Aviv la Capital de Israel según el periódico de tendencia izquierdista El País. Una muestra clara del poder de la prensa escrita en este país que trata de boicotear a una Nación Soberana, implicando directamente al lector y creando señoras capaces de pegar a un chaval por la calle y ofenderse al ser llamada ‘fascista’.

Y esto dejamos que ocurra en la España del Siglo XXI.

Y ocurre con un presidente que solo sabe culpar a Israel, con tal de quedar bien, de los problemas de Oriente Medio mientras se coloca una Kefiá, con tal de quedar mejor, en plano mitin.

Y ocurre con un gobierno que autoriza manifestaciones “por la paz en Oriente Medio” donde Israel no tiene cabida por ser, según todos los sectores de la rancia izquierda española, el principal obstáculo para la paz y donde en dicha manifestación también se arremete contra un ciudadano judío-israelí.

Y ocurre en un país cuyos miembros y “miembras” del gobierno socialista y amigos caminan junto con seudo-liberales, izquierdas fascistas, pancarteros del “No a la Guerra de Irak” pero nada contra la de Afganistán o Líbano, actorzuchos de la SGAE y demás vividores, enarbolando pancartas y comparando a Israel con el nazismo, sustituyendo esvásticas por la Estrella de David, gritando muerte a Israel, viva Hamás en manifestaciones en pleno centro de la Capital española.

¿Así cómo no vamos a tener señoras y señores judeofobos que se crean héroes al escupir a un judío en plena calle y piensen así que salvaguardan la chachiprogresía, o lo que es lo mismo, la libertad de unos suprimiendo la de los otros?

1 comentario:

Florencio Aurre dijo...

Muy buen post. Ojalá no sea leído sólo por gente como yo. Ojalá sirva también para que alguno de esos autoproclamados "pacifistas" reflexione acerca de sus acciones.

Por otro lado, me gustaría apuntar un concepto que para su vergüenza, desconocen tanto la agresora como sus acólitos: los jaredíes son antisionistas. Creen en un estado teocrático y no en el actual Estado democrático de Israel. Muchos de ellos hacen buenas migas con los palestinos y hasta con Ajmadinejad, como se puede ver en esta foto: http://www.ynetnews.com/PicServer2/20122005/962805/AK04_wa.jpg

Por lo tanto, a un jaredí se le podrá acusar de muchas cosas, pero de respaldar al gobierno de la Knéset, ROTUNDAMENTE NO.

Pobre vieja madrileña ignorante y amargada...